Emprendimiento

Conoce las diferencias entre una sociedad civil y una comunidad de bienes

A la hora de hacer una inversión económica hay que saber diferenciar muy bien los términos para estar claros dónde nos estamos metiendo. Debemos determinar que las sociedades civiles y las comunidades de bienes tienen puntos comunes, como por ejemplo, la forma de atribuirles a los socios o comuneros los rendimientos obtenidos. La mayor diferencia radica en que en la sociedad civil, los socios pueden aportar bienes, dinero, trabajo o industria, mientras que en la comunidad de bienes debe existir una propiedad que pertenece “pro indiviso” a varias personas; es decir que es una cosa o derecho que pertenece a varias personas en común, sin que existan partes diferenciadas a cada uno de los propietarios o titulares del derecho.

Para estar más claros en cuanto a la diferenciación entre uno y otro término, la sociedad civil, se constituye expresamente para realizar una actividad económica y obtener beneficios y, por su lado, normalmente, la comunidad de bienes se constituye cuando dos o más personas tienen un bien o varios bienes en común, ya sea por haberlos recibido por herencia. En este caso, la entidad puede limitarse a custodiarlos o explotarlos en el ámbito mercantil, tanto una como la otra, requieren un número mínimo de dos personas para crearlas, pudiendo formalizarse en contrato público o privado. Sólo es necesaria la constitución en escritura pública cuando se aporten bienes inmuebles o derechos reales.

En cualquiera de las dos, los socios tienen responsabilidades de forma personal con el patrimonio empresarial por las deudas de la sociedad. Claro está que dicha responsabilidad es ilimitada y solidaria. Cuando se habla de que es ilimitada, se refiere a que los socios responden con todos los bienes, presentes y futuros y, solidaria, porque es proporcional a la participación de los socios en la entidad, a la hora de finiquitar la relación, primero se deben liquidar los bienes de la empresa y luego los propios. El porcentaje de participación también determinará el reparto de las ganancias obtenidas en el ejercicio.

Extinción de la sociedad civil:

  • Cuando se pierde la cosa o se termina el negocio que le sirve de objeto.
  • Por muerte, insolvencia o incapacitación de cualquiera de los socios
  • Por el embargo de bienes sociales a causa de las deudas de un socio.
  • Por la voluntad de cualquiera de los socios, siempre que medie justo motivo o que no haya sido fijado un plazo de duración de la sociedad.
  • Cuando la cosa específica que un socio había prometido aportar a la sociedad y desaparece antes de efectuada la entrega.

Extinción de la comunidad de bienes

  • La destrucción o desaparición material de la cosa objeto de uso, por ejemplo los inmuebles.
  • La renuncia conjunta de todos los miembros de la comunidad o comuneros.
  • La división de la cosa común.

Es importante aclarar que la sociedad civil nace de la voluntad de dos o más personas que desean unirse con un propósito, mientras que la comunidad de bienes, surge automáticamente en cuanto una propiedad o derecho pertenece a varias personas. Esto significa que se formará independientemente de la voluntad de unirse, aunque se recomienda firmar un contrato que pueda regular el régimen de esta comunidad.

Para la conformación de una sociedad civil, se ponen en común bienes, dinero o industria, con la finalidad de desarrollar una actividad que genere ganancias para el aprovechamiento de los involucrados, más que todo se trata de una actividad mercantil. En la comunidad de bienes, existen propiedades en común y la finalidad más que producir ganancias, es la conservación y el aprovechamiento de esos bienes en mancomunidad, esta sociedad puede tener personalidad jurídica siempre que los pactos no sean secretos entre los socios. Así, será posible la existencia de socios industriales que sólo aportan trabajo; en casos como éstos, la responsabilidad de los socios será mancomunada y subsidiaria.

En el caso de que dos o más personas quieran adentrarse en el mundo de los negocios, es más recomendable crear una sociedad civil que les puede generar ganancias y una independencia económica, porque si van por la comunidad de bienes no van a crecer, ya que lo determinante en este caso es el uso, disfrute y conservación de los bienes. En este tipo de acuerdos, no se le reconoce personalidad jurídica diferente de la de sus socios. Así, la responsabilidad por las deudas que se contraigan será solidaria.

Antecedentes

A pesar de la larga existencia de ambas formas legales, existen en la actualidad muchas dudas respecto a la constitución de una sociedad civil o una comunidad de bienes, toda vez que se utilizan ambos términos como sinónimos, cuando en realidad no es así.

Constitución

  • Para la constitución de una sociedad civil, es necesaria la voluntad de dos o más personas de unirse.
  • Para la constitución de una comunidad de bienes, el nacimiento es automático, en el momento que la propiedad de una cosa o derecho pertenece en proindiviso a dos o más personas, con independencia de su voluntad de unirse. Es recomendable firmar un contrato donde se regule dicha comunidad de bienes.

Forma jurídica

  1. Las sociedades civiles tienen personalidad jurídica propia, menos las sociedades cuyos pactos se mantengan secreto entre los socios y cada uno de estos contrate en su propio nombre con los terceros; o las que tengan objeto mercantil y no hayan sido constituidas en escritura pública e inscritas en el Registro Mercantil.
  2. Las comunidades de bienes no tienen personalidad jurídica. En ese caso, los socios responden de forma personal, con el patrimonio empresarial y con el propio, por las deudas de la sociedad.

Régimen fiscal

No existen diferencias entre una sociedad civil y una comunidad de bienes, se realiza mediante sistema de imputación de rentas a los comuneros en función del porcentaje de participación de cada uno.

Conclusión

En resumidas cuentas, aunque la sociedad civil y la comunidad de bienes se parecen bastante, cumplen finalidades distintas, por lo que la mayor diferencia se encuentra en el momento de su creación, donde la comunidad de bienes parte de un bien existente propiedad de varios, mientras que en la sociedad civil son los socios los que conforman el patrimonio común con sus aportaciones. La comunidad de bienes no se constituye originariamente para realizar una actividad económica sino para gestionar o explotar un bien. Al contrario de la sociedad civil, cuyo fin es proporcionar ganancias a los socios.

Dejar un comentario