Fiscalidad e Impuestos

Cómo rendir tributos con estimación directa simplificada

estimación directa simplificada

Si eres autónomo y te encuentras en pleno proceso de rendir tributos, te explicaremos en detalle en qué consiste la estimación directa simplificada, a los fines de que puedas agilizar todos los procesos administrativos de tu empresa o negocio.

Básicamente, es la manera en que un contribuyente elige pagar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), así declaran ante la Agencia Tributaria la cuota por el rendimiento obtenido por personas físicas durante la ejecución de alguna actividad económica.

Si eliges esta modalidad de pago, deberás realizar 4 pagos fraccionados en un periodo comprendido entre el 1 y el 20 de abril, de julio, octubre y enero del año que sigue, extendiéndose el plazo hasta el 30, de acuerdo con la legislación española.

Aplicaciones de la estimación directa simplificada

El gobierno de España, a través de la Agencia Tributaria, determina las aplicaciones de esta modalidad de pago para profesionales y empresarios bajo las siguientes cláusulas:

-Cuando sus actividades económicas no estén sujetas al régimen de estimación objetivo.

-Si el importe neto de las ganancias obtenidas durante las actividades económicas desarrolladas en el año anterior no supera la cifra de 600 mil euros. Cabe resaltar que si la empresa inicia operaciones el año anterior, el tributo a rendir se incrementará al año.

-Aplica si el contribuyente no ha renunciado a su aplicación.

-Cuando ninguna actividad que ejerzas se encuentre suscrita a la modalidad normal del régimen de estimación directa.

¿Cómo se calcula el rendimiento neto?

Se calcula de acuerdo con las directrices trazadas por el Impuesto sobre Sociedades, es decir, ingresos menos gastos, todo sujeto al esquema incluido en el apartado de estimación directa normal, con las siguientes condiciones:

-La amortización del inmovilizado material se efectúa linealmente, según la tabla de amortización simplificada, pues se trata de una modalidad especial.

-Las provisiones deducibles y los gastos que no sean fáciles de justificar, se cuantifican sobre un 5 por 100 del rendimiento neto positivo, sin embargo, no se aplicarán cuando el contribuyente aplique la reducción por ejercer actividades económicas.

-En caso de que el contribuyente incurra en alguna irregularidad, el rendimiento será reducido y si cumple con todos los requisitos, será objeto de reducciones establecidas en el ejercicio de ciertas actividades económicas.

estimación directa simplificada

¿Cuáles son las obligaciones contables y registrables?

El portal de la Agencia Tributaria establece que son las que siguen a continuación:

Actividades empresariales

Como empresario, obligatoriamente debes llevar:

-Libro Registro de Ventas e Ingresos, de compras y gastos, también Registro de Bienes de inversión y los libros que exigen para el Impuesto sobre él Valor Añadido (IVA

Actividades profesionales

También  como profesional, debes incluir: El libro de registro de Ingresos, el de gastos, libro de registro de Provisiones y suplidos, además él de Bienes de inversión

Tabla de amortización simplificada

En sintonía con la legislación vigente, la Agencia Tributaria abarca 10 grupos en una tabla de amortización simplificada, con las categorías patrimoniales de: edificios y otras construcciones, equipos para el tratamiento de la información, enseres y resto del inmovilizado material, maquinaria, elementos de transporte, instalaciones, mobiliario sistemas y programas informáticos, útiles y herramientas, ganado equino y frutales no cítricos, ganado vacuno, ovino, porcino y caprino, frutales cítricos, viñedos y olivar.

Lo anterior, en ese mismo orden, se maneja con porcentajes de 3% en un periodo máximo de 68 años, 10% en 20 años, 12% en 18 años, 16% en 14 años, 26% en 10 años, 30% en 8 años, 16% en 14 años, 8% en 25 años, 4% en 50 años y finalmente, 2% en un tiempo de cien años.

Para efectos de la transmisión de elementos patrimoniales afectos, bien sea del inmovilizado material o inmaterial, propio de la actividad económica, sin importar el método de determinación del rendimiento, genera ganancias o pérdidas patrimoniales que no van incluidas en el rendimiento neto de la actividad económica. Su cuantificación se efectuará según la normativa que se aplica para ganancias o pérdidas patrimoniales, establecida en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Calcular el rendimiento de tu actividad económica

El régimen de estimación directa simplificada se rige por la misma normativa que el impuesto de sociedades, sólo con ligeras variaciones. La fórmula parte de: Rendimiento= ingresos-gastos. Por gastos, se entiende que son aquellos deducibles para una empresa, como gastos de personal, seguro social, alquiler, pago de servicios (luz, agua, gas, Internet), hasta deducibles para particulares como por ejemplo, amortizaciones de inmovilizado que conllevan a la obtención de beneficios fiscales, entre otros tipos de deducción asociadas a las de rendimiento laboral, provisiones y gastos de difícil justificación que se cuantifican en un 5% del rendimiento neto.

estimación directa simplificada

¿Cómo precisar el pago fraccionado?

Lo primero que debes hacer es presentar el modelo 130 ante la Agencia Tributaria, cumpliendo con los plazos de entrega, que generalmente es el día 20 de abril, julio, octubre y enero (iniciando el año se amplía la recepción de este formato).

Cuando el importe del pago fraccionado es trimestral, corresponde al 20% del rendimiento neto, a excepción de las actividades agrícolas y pesqueras, donde se ubica en 2%, esto desde que inicia el año hasta el último día del trimestre en curso.

Podrás optar a una reducción del 20% en el rendimiento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas si te diste de alta el primero de enero y si escogiste este régimen tributario. La única condición es que estés iniciando una actividad económica y que no haya registro de labores empresariales en el año anterior, antes de darte de alta.

Especificaciones de Ley

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Código de Comercio determinan que todos los autónomos empresarios están en la obligación de llevar su contabilidad ajustada al nuevo Plan General, justo en su artículo 104.2 de la Ley 35/2006, de fecha 28 de noviembre.

De tal modo que debes dar cumplimiento si eliges este método de estimación directa y llevar al día y ordenados tus libros contables, aunque quedan exonerados aquellos contribuyentes que no tengan carácter mercantil en sus actividades económicas. La normativa es clara al exigir un orden cronológico de todas las operaciones, incluyendo el balance de ingresos, egresos e inventarios.

2 Comentarios

Dejar un comentario