Fiscalidad e Impuestos

Paso a paso para aprender a declarar un alquiler en la renta

declarar un alquiler en la renta

Muchas personas están preparando su declaración de renta correspondiente al presente año, y a partir de este hecho surgen muchas preguntas, pues en la elaboración de su declaración cada uno tiene aspectos que le resultan complicados de entender y de establecer claramente cómo hacerlo en forma correcta.

La alternativa de usar el alquiler de una vivienda como solución habitacional es cada vez más extendida. Bien sea por decisión personal o por las dificultades  de acceso al financiamiento hipotecario por parte de la banca, son muchas las personas que deciden vivir en alquiler y muchos los propietarios  que deciden poner en arriendo sus viviendas o parte de ellas como alternativa para generar ingresos extras que les permitan vivir con más holgura.

Pero esta relación que se establece entre el casero y el inquilino, es una relación comercial, que como tal genera un ingreso a cambio de un servicio prestado, que queda registrado a través de un contrato que se establece entre las partes.

Es el caso que para el inquilino, esto representa el gasto por concepto de vivienda habitual y  para el arrendatario esto es un ingreso por el uso que realizan terceros  de su propiedad.

La deducción estatal por concepto del alquiler de vivienda se suprimió en enero del 2015, pero sigue vigente para todos aquellos contratos que fueron firmados antes de diciembre de 2014. Aun así, todos los ingresos que sean obtenidos por parte del arrendador de la vivienda sí están sometidos a impuestos, incluyendo alquileres vacacionales o por temporada.

Este año debido a que hacienda ha sido más enérgica en el control, ha sido posible detectar fraudes por concepto de alquiler. Por lo que vamos a revisar cómo declarar un alquiler en la renta para evitar problemas con el fisco.

Declarar un Alquiler en la Renta

Debes saber que las Comunidades Autónomas hacen deducciones fiscales cuando se trata de alquilar un vivienda, sobre todo para favorecer a los inquilinos, y hay otras que de alguna manera también ofrece ventajas para los caseros a arrendadores. En España, hay por los momentos dos comunidades que no realizan desgravámenes por  concepto de alquileres, que son Murcia y Rioja.

También se debe destacar que existen algunas consideraciones en el pago de impuesto cuando se trata de personas con alguna discapacidad funcional, personas mayores, o por el contrario, personas muy jóvenes con cargas no habituales.

Hay también condiciones especiales para disfrutar de estas ventajas o beneficios, en el caso del arrendador, este disfruta de la reducción de impuestos de la vivienda que alquila, si se trata de la vivienda de uso habitual por parte del inquilino. Se debe cuidar un aspecto significativo, y es el que promueve el arrendamiento precisamente como capital proveniente del inmueble, pero que este no sea una actividad económica como tal. Para decirlo de otra manera, si el arrendatario es un agente inmobiliario, obviamente no puede disfrutar de esta ventaja.

Hasta hace poco se mantenía vigente la reducción de un 60 por ciento por concepto de alquiler en el IRPF si se trata de viviendas que son utilizadas como un alquiler vacacional. Pero en la actualidad se ha determinado que este beneficio no aplica a los alquileres que se hacen en temporadas vacacionales, acción esta que fue impulsada por el TEAC (Tribunal Económico Administrativo Central). Sin embargo, los propietarios de estos inmuebles vacacionales puede deducir algunos gastos relacionados con los suministros de servicios como agua, gas doméstico, electricidad y otros tipos de gastos que involucren reparaciones y otros trabajos que ayuden a la preservación del lugar en buen estado.

declarar un alquiler en la renta

La declaración del alquiler del casero

Aun cuando es obligatorio declarar un alquiler en la renta, es importante que estés en cuenta que si eres arrendador de un inmueble, por el cual percibes un capital, puedes reducir una serie de gastos.

A la cifra total de ingreso se le aplica una reducción de un 60%, en el caso de que dicho inmueble esté siendo alquilado como vivienda habitual por parte del inquilino. Ese resultado debes integrarlo a la base imponible.

Debes dejar una constancia en la propia declaración sobre los ingresos que obtienes por el alquiler del inmueble.

Hay otras deducciones como los gastos que se generan en la comunidad, la prima de seguro por hogar, los gastos de servicios como electricidad, agua y gas, los impuestos de la basura y el alumbrado público, el 3% relacionado con la amortización del inmueble del valor de catastro, y otros gastos que están destinados a las eventuales reparaciones o mejoras que se le hagan a la vivienda.

¿Cómo  realizar la declaración si soy inquilino?

Si eres inquilino, lo principal es identificar la vivienda que tienes como alquiler. Debes incluirlos en el apartado que está ubicado en la página 5, específicamente en las casillas 55-65. Eso te servirá para lograr identificar el inmueble en alquiler en el que habitas actualmente.

Con estos pasos, se logra reducir un poco más del 10 por ciento de la renta del alquiler. Otros aspecto beneficioso es que el inquilino puede obtener beneficios por las deducciones autonómicas que aún están vigentes en algunas regiones como Baleares, Canarias, Andalucía, Asturias, Aragón, Castilla la Mancha y León, Cataluña y otras.

¿Cómo se realiza la declaración de un alquiler vacacional?

Todo tipo de alquiler debe reflejarse en la declaración de IRPF de manera obligatoria. En el caso de los inmuebles que son usados en periodos vacacionales deben pagar impuestos, sobre todo los que son alquilados por plataformas comerciales online, como Windu, Airbnb, Homeaway, entre otros.

Al momento que te corresponda hacer la declaración debes especificar su tiempo de ocupación. Durante el tiempo que el inmueble se mantenga alquilado, lo que obtengas en ganancias por esa transacción debes declararlo como rendimiento de capital.

El tiempo que el inmueble permanezca desocupado, debe ser declarado como segunda vivienda. Se debe calcular el 1,1% del valor catastral de la vivienda.

En resumen, declarar los ingresos obtenidos gracias al alquiler de una vivienda, debe ser un proceso obligatorio para cualquier ciudadano, si no se asume esta responsabilidad, puede estar propenso a sanciones por parte de la Agencia Tributaria  con un costo de hasta el 150% de la cantidad que fue declarada.

Dejar un comentario