Fiscalidad e Impuestos

¿Debo notificar a Hacienda el cambio de domicilio?

cambio de domicilio

Cuando se funda una empresa o negocio, es de vital importancia mantener la legalidad y todo el papeleo que esto conlleva de manera ordenada. Uno de los elementos que siempre debe tomarse en cuenta es el domicilio fiscal.

Normalmente todos los procedimientos legales que involucran a una empresa deben ser transparentes y deben darse a conocer los movimientos de manera detallada a los entes encargados del sector empresarial y económico..

Muchas de estas condiciones legales que deben cumplir las empresas no se realizan de manera voluntaria, por el contrario, son obligaciones que deben cumplir los contribuyentes. Normalmente las agencias tributarias como la Hacienda son los que se encargan de este tipo de procedimientos.

¿Qué es la hacienda pública?

La hacienda pública son un conjunto de organismos que se encargan de la administración pública. A través de ella el estado recauda los tributos que van a parar a las arcas del estado. Dicho organismo se encarga de los ingresos y gastos del estado.

La haciendo pública también puede verse como la manera en que el estado se involucra en la actividad económica de una nación. En resumen, es el ente encargado de la economía del estado.

Al ser la hacienda un ente regulador de la economía por parte del estado, a este organismo debe notificarse cualquier tipo de información correspondiente con la economía y debe actualizarse cualquier información que sea competente con este organismo, en este renglón entra la necesidad y obligación de notificar un cambio de domicilio.

Informar sobre el cambio de domicilio es obligatorio

Si una empresa o algún contribuyente hace algún cambio en su domicilio fiscal, es de carácter obligatorio que este lo notifique a la hacienda pública. Este procedimiento, al igual que muchos otros, no es de carácter voluntario, es de carácter obligatorio.

Esto se debe a que, si la hacienda es un ente regulador por parte del estado en la economía de la nación, el organismo debe mantenerse al tanto de cualquier cambio que deseen hacer los contribuyentes.

Para notificar el cambio de dirección fiscal, las entidades jurídicas y los profesionales y empleados deben utilizar el llamado modelo censal 036/037. Por otro lado, las personas físicas que no realizan ningún tipo de actividad comercial, lo notifican por medio del modelo 030.

cambio de domicilio

¿Cómo se hace la notificación del cambio del domicilio fiscal?

Realizar la notificación es un proceso bastante sencillo que se puede hacer a través del portal web de comunicación, esto permite que la notificación llegue a todos los organismos de administración pública y administración de estado.

Este servicio está disponible para todos aquellos que se encuentren en el territorio de España que tengan en su posesión un DNI y DNI electrónico. Este procedimiento permite que se tome la información ya existente en cuanto al domicilio del contribuyente y se pueda hacer la modificación, de manera que todos los organismos de administración pública o administración del estado que precisen esta información, tengan acceso a ella.

¿Cómo sé cuál es el domicilio fiscal?

Es común que muchas personas no sepan cuál es su domicilio fiscal registrado en la hacienda, lo cual es un error. Toda persona debe estar al tanto de cuál es su domicilio fiscal identificándolo de manera correcta.

El domicilio fiscal de las personas naturales es el lugar de residencia habitual del individuo. Esta condición puede variar según lo considere prudente la administración tributaria y según las condiciones de la persona natural.

Por ejemplo, si una persona natural lleva a cabo algún tipo de actividad económica o comercial, la administración tributaria podría reconocer como domicilio fiscal el lugar donde se lleva a cabo la actividad administrativa de dicho individuo.

A las personas jurídicas y otras entidades dentro del territorio español, les será contado como domicilio fiscal el domicilio social, esto si se cumple la condición de centralización de la gestión administrativa del negocio y su dirección.

En caso distinto, se puede tomar en cuenta el lugar donde se realiza su gestión o dirección.

Hay casos en los que se difiere y no es tan simple establecer el domicilio fiscal de una persona jurídica. En caso de que esto suceda, contará como domicilio fiscal aquél donde se encuentre un mayor valor de inmovilizado.

¿Hay alguna consecuencia al no notificar el cambio?

La verdad es que, al ser la notificación del cambio una obligación establecida en la ley, el no hacerlo puede traer consecuencias y sanciones para el individuo o contribuyente que incurra en no notificarlo.

Una de las sanciones que puede acarrear el ignorar la notificación es recibir una infracción pequeña por un monto no tan elevado. Se sabe que las multas establecidas para esta sanción no superan los 100 euros.

Existe otra consecuencia que puede ser un poco más grave. De no notificar el cambio a la hacienda, el contribuyente no recibirá ninguna notificación proveniente de la hacienda. Esto genera que cualquier requerimiento o información se dé por notificada.

En este caso, el requerimiento seguirá su curso en suposición de que el individuo que reside en cierto domicilio, ya está al tanto de los procedimientos a ejecutarse. Esto puede generar un gran inconveniente a la hora de presentar alguna alegación o subsanación.

También se pierde cualquier beneficio fiscal que esté vinculado al domicilio fiscal donde se encuentra el individuo. Esto sucede porque si hay algún tipo de deducción relacionada con el domicilio nuevo y es de desconocimiento de la hacienda, no se podrá aplicar.

Es importante que se tenga presente que cualquier cambio de domicilio fiscal en el territorio español debe ser notificado. Por otro lado, entidades fuera del territorio español que no tengan un establecimiento permanente y tengan algún representante en el país, debe declarar su domicilio fiscal en el extranjero.

Tomar en cuenta este reglamento que obliga a los contribuyentes a declarar el cambio de su domicilio fiscal puede ahorrarnos muchos dolores de cabeza. Quizá las infracciones no son de un valor muy alto, sin embargo, muchas de estas consecuencias pueden traernos problemas que sería mejor evitar.

Dejar un comentario