Autónomos

¿Es obligatorio que el autónomo colaborador tenga nómina?

autónomo colaborador

Como ya sabemos, un autónomo colaborador es un familiar del empresario que le ayuda laboralmente en el negocio ya existente, sin embargo constantemente surgen dudas de si este debe tener nómina o no, es por ello que hoy buscaremos explicar detalladamente lo que están buscando y quieren aclarar.

Comenzamos informándoles que para mantener una relación económica sana  con el familiar  que has escogido para las ayudas de tu empresa, es importante que asistas a una gestoría especial de acuerdo al tema a tratar, de esta manera te mantendrás al día con la Seguridad Social y podrás evadir futuras multas.

Si la duda se te presenta al tener a tu cónyuge como colaborador, no procedería la asignación de una nómina debido a que, por ende, al ser pareja las ganancias serían compartidas y ambos estarían dominando el negocio o la empresa.

En tal caso de que este fuese un hijo que ya se ha vuelto independiente del techo familiar, o algún otro pariente como tíos, primos o sobrinos, sí deberían estar integrados a una nómina en la cual se plasmará el pago de acuerdo a la labor profesional y el puesto que esté ejecutando en la empresa.

Dicha nómina debe estar apegada a la retención y declaración en el modelo 190, el cual establece la declaración informativa, las retenciones e ingresos a cuenta, los rendimientos del trabajo y de actividades económicas, premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de rentas, además de un resumen anual.

A partir de esto, el titular de la cartera empresarial incluirá las cantidades remuneradas al autónomo colaborador o colaboradora como un gasto de sus aportes humanos al negocio, de igual forma se deberá integrar al gasto del Seguro Social.

autónomo colaborador

Remuneración del autónomo colaborador

Deberá percibir el mismo pago mensual de la cuota salarial correspondiente al servicio o función que cumpla dentro de la organización, es decir, como cualquier trabajador con derecho a una Seguridad Social. Al percibir su remuneración como un salario, este deberá cumplir los siguientes requerimientos:

Una vez incorporado a la nómina,  deberá presentar un Recibo Oficial de Salarios donde se percibirá la remuneración que recibe como autónomo colaborador. En caso de contar con un nivel profesional, el pago deberá ser ajustado a un convenio que reconozca su oficio como profesional.

– En el caso de mantener una condición como asalariado, el empresario se verá en la responsabilidad de cumplir el pago para el importe de la cuota para la Seguridad Social.

Obligaciones fiscales

La existencia de esta figura solo se ve marcada en la relación con el desempeño de una actividad laboral que algún pariente esté desempeñando por su propia cuenta. Por esta razón, como ya lo explicamos anteriormente, a pesar de contar con una remuneración equivalente a las remuneraciones del resto de los autónomos, esta persona no deberá presentarse de alta ante las obligaciones fiscales ya que no es propietario de ningún negocio.

Por esta razón, no deberás exhibir alguna comunicación ante la Agencia Tributaria al comenzar alguna actividad, sin embargo, el pago de cuota como autónomo sí deberá ser cumplido. Pero, si en un caso tuviese que presentar el alta ante la Seguridad Social, deberás incorporar los datos del empresario familiar con el que realizarás el aporte laboral, además del requisito obligatorio como lo es su firma.

En caso de que el dueño del negocio renuncie a sus responsabilidades como autónomo, la persona que funja como colaboradora también deberá presentar la  comunicación de retiro. Por otro lado, si se presenta la petición de querer continuar con las funciones pero por cuenta propia, deberá validar un informe donde se solicite una variación en los puestos laborales, y esta será oficializada ante el Seguro Social.

Grados de consanguinidad

Los grados de consanguinidad se limitarán a los parientes que residan con el titular empresarial tales como el o la cónyuge, los ascendientes y descendientes, los familiares por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado, o por adopción.

Por otro lado, si existe algún familiar de tercer grado, según la normativa de Seguridad Social, estos deberán presentar y hacer constar su condición de asalariado y presentar algunos requerimientos que son solicitados. Los grados de consanguinidad y afinidad a tener en cuenta son los siguientes:

  • Primer grado de consanguinidad: padres o hijos.
  • Segundo grado de consanguinidad: abuelos, hermanos, nietos.
  • Tercer grado de consanguinidad: tíos, sobrinos.
  • Afinidad colateral: cónyuge.
  • Primer grado de afinidad: padres o hijos del cónyuge.
  • Segundo grado de afinidad: hermanos o abuelos del cónyuge.
  • Tercer grado de afinidad: tíos o sobrinos del cónyuge.

Tipos de autónomos

En primer lugar, los autónomos son clasificados según las actividades que estén asumiendo, y estas son:

  • Profesionales: son los que han obtenido alguna titulación o han cursado algún grado académico en una institución de educación superior, donde se haya obtenido la capacitación para obtener las habilidades y cumplir el desempeño en alguna actividad determinada. Estos podrían ser: abogados, arquitectos, graduados sociales, procuradores, médicos, aparejadores, ingenieros, agentes comerciales, corredores de comercio, diseñadores, agentes de seguros.
  • Empresariales: están incorporan todos los relacionados con la agricultura, la ganadería, los servicios de alimentación, la fabricación, la hostería, el comercio, entre algunos otros con los cuales las ganancias no estarán sujetas a retención. En este caso, una actividad empresarial no será determinada por la clasificación en las labores ejecutadas, sino también en la forma con la cual ha de ser desarrollada.

autónomo colaborador

Ahora, los autónomos son segmentados como:

  • Autónomo dependiente: este no posee trabajadores bajo su mando ni puede contratar a otras personas para que colaboren con las tareas que le han sido asignadas en la empresa. El autónomo dependiente, como su nombre lo dice, cumple con las actividades bajo sus propios medios, siguiendo su propia agenda de organización a través de los criterios en los que este se base.
  • Autónomo colaborador: Es dependiente de otro autónomo, sin el cual no sería posible el cumplimiento de su función. Este no cumple con obligaciones fiscales, y es el dueño del negocio quien posee la responsabilidad ante la Seguridad Social para el seguimiento de los servicios.
  • Autónomo en pluriactividad: este mantiene actividades mixtas ya que puede laborar individualmente, por su propia cuenta, y también en una forma ajena. Para escoger este tipo de autónomo se entiende que la remuneración mínima viene siendo la misma de los demás, aun cuando labore días extras en el mes o se mantenga una jornada especial

Diferencias de un autónomo normal

  • El titular del negocio no es el autónomo colaborador
  • El pariente colaborador no se presenta de alta en Hacienda como normalmente debe estar el titular de la cartera empresarial.
  • Percibirá una remuneración salarial por parte del dueño de la empresa.

  • El que firme al asumir este cargo deberá constar la identificación ante la Seguridad Social.

  • No podrá trabajar por su cuenta ni emitir facturas fuera del negocio y la actividad a la que esté asignada

Dejar un comentario